Arquitectura ecológica

La arquitectura ecológica redefine el concepto de hogar

Cada vez oímos hablar más a menudo de la arquitectura ecológica como alternativa a la arquitectura tradicional. Pero, ¿qué es exactamente y cuáles son las ventajas de elegir métodos de construcción sostenibles? La construcción ecológica (también conocida como bioarquitectura) concreta la forma en que se diseñan y construyen los edificios ecológicos. El objetivo es hacer la vivienda más saludable y reducir el impacto de la construcción en el medio ambiente mediante el uso de materiales naturales y el empleo de técnicas de construcción que reduzcan los costes y el consumo de energía. En una casa pasiva, mayor sostenibilidad y eficiencia energética van de la mano.

Descubrir los principios básicos de la construcción ecológica

La arquitectura ecológica se basa en una serie de principios generales, todos los cuales se remontan a la necesidad de vivir en un entorno saludable en el que los recursos se utilicen con cuidado. La verdadera piedra angular es el principio de sostenibilidad, que exige un uso previsor de los materiales, con una aportación mínima de contaminantes y una reducción gradual de los recursos no renovables. También es fundamental un enfoque integrado: todos los participantes en el proyecto de construcción (constructores, arquitectos, artesanos y proveedores) deben colaborar activamente en la realización de una construcción sostenible. La construcción ecológica pretende crear casas sostenibles desde el punto de vista medioambiental que se conviertan en parte integrante del territorio: por eso es importante tener en cuenta los condicionantes medioambientales, como la orientación, la disposición de los edificios y los árboles en las inmediaciones y la cantidad de iluminación natural. Igualmente importante es la elección de materiales que tengan el menor impacto posible en el medio ambiente y que sean fáciles de eliminar al final de su ciclo de vida. El ahorro energético es la base de la construcción ecológica: luz verde, pues, a los sistemas que utilizan energías renovables, la ventilación natural y un buen aislamiento térmico. Y, por último, pero no por ello menos importante, una casa verde ofrece la oportunidad de vivir en un espacio armónico desde el punto de vista térmico y acústico, libre de campos electromagnéticos y con una buena calidad del aire y el agua.

Estos son los materiales utilizados en la construcción ecológica

La madera es el material preferido en la construcción ecológica por sus propiedades aislantes y su durabilidad ilimitada. La paja, la tierra apisonada, las fibras de cáñamo y el bambú también resultan excelentes sustitutos de otros materiales de construcción más contaminantes. La construcción ecológica prefiere los paneles solares térmicos, los sistemas de biomasa y la energía geotérmica para la calefacción, mientras que para la electricidad un sistema fotovoltaico garantiza la producción de energía limpia y renovable.

Las innumerables ventajas de la arquitectura verde

Las casas de construcción ecológica proporcionan beneficios medioambientales que son cualquier cosa menos marginales. De hecho, las construcciones ecológicas garantizan la reducción de las emisiones de CO2, la mejora de la calidad del aire y del agua y un menor derroche de energía, así como la conservación de los recursos naturales y la protección de la biodiversidad y los ecosistemas. Tampoco son desdeñables los beneficios económicos en términos de reducción de los costes de construcción, de explotación y de consumo de energía. En cuanto a los beneficios sociales, en una casa construida según los cánones de la bioarquitectura se aprecia una mejora de la calidad de vida por el aumento del confort habitacional.

Todo lo que hay que saber sobre los costes de las casas de construcción ecológica

Una casa sostenible es una vivienda de calidad que durará, ya que tiene un valor intrínseco y está construida según las normas más estrictas. Ni que decir tiene que los costes asociados al diseño y la construcción no son insignificantes. Entre los factores que influyen en el precio, las partidas de gasto que obligan a llevarse la mano a la cartera son las relacionadas con la técnica de construcción, los acabados y los materiales elegidos para reducir el uso de sustancias artificiales y nocivas para la salud. En la cara positiva de la moneda, si bien el desembolso inicial suele ser más elevado, los costes incurridos se amortizarán con el tiempo gracias a la reducción del consumo energético y el consiguiente ahorro visible en los gastos de funcionamiento.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies