¿Qué es el biometano?

¿Un futuro verde para el gas? Con el biometano es posible. Quizás una de las fuentes menos conocidas de energías renovables, se trata de un gas ecológico, limpio y natural obtenido a partir de la purificación del biogás, un compuesto de metano y dióxido de carbono del cual se elimina este último en el llamado proceso de «upgrading». Si es cierto, que por sí solo contribuiría a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero en un 121%, es fácil imaginar cuál es su papel en el proceso de transición energética que afecta a un número cada vez mayor de diferentes ámbitos productivos de la vida moderna.

Ciclo del biometano

Ciclo del biometano

¿Cómo se produce el biometano?

El biometano se obtiene a partir del biogás generado a partir de residuos orgánicos urbanos y biomasa agrícola o agroindustrial como residuos de productos agroalimentarios, excrementos animales, residuos de procesamiento de madera, cultivos agrícolas y forestales dedicados. El proceso de transformación que ocurre dentro de una planta de biometano se divide en diferentes etapas:

  • transporte, almacenamiento y pretratamiento de biomasa
  • digestión anaerobia, mediante la cual la sustancia orgánica se degrada y se transforma en biogás
  • purificación o upgrading, que elimina gases e impurezas como el nitrógeno, el amoníaco, el dióxido de carbono, para poder inyectarlo en la red de gas natural
  • almacenamiento y comercialización.

El biometano obtenido se puede utilizar para la producción de energía eléctrica o térmica y como combustible en el sector del transporte.

El papel del biometano en la movilidad sostenible

El biometano es un pilar fundamental en la movilidad sostenible: limpio, económico y eficiente, representa un paso más en la descarbonización del transporte como combustible tanto para vehículos ligeros como pesados. El uso de biometano en automóviles, por ejemplo, permite un notable ahorro económico y reduce el impacto ambiental, ya que las emisiones de CO2 son mucho más bajas (casi nulas) en comparación con las derivadas de otros combustibles fósiles como la gasolina. Además, el desgaste del motor en los automóviles que utilizan biometano es menor que en los alimentados con gas natural.

Diferencias entre gas natural y biometano

Aunque son muy similares en composición (el biometano está compuesto en un 94% por gas natural), los dos gases difieren en el nivel de emisiones residuales de CO2: el primero no supera el 1%, mientras que el segundo puede llegar al 35%. Esto se debe al proceso de purificación del biogás, que permite reducir considerablemente la emisión de gases de efecto invernadero en el medio ambiente.

Pros y contras del biometano

Las ventajas del biometano son múltiples:

  • Reduce las emisiones de gases de efecto invernadero.
  • Transforma los residuos orgánicos en recursos, resolviendo el problema de la eliminación de residuos.
  • Contribuye a la descarbonización de los diferentes sectores de la movilidad, reduciendo la dependencia de los combustibles tradicionales.
  • Es un gran aliado de la diversificación energética.
  • Fomenta un modelo de economía circular, utilizando lo que de otra manera sería simplemente un residuo para producir energía.
  • Es una fuente renovable y garantiza una alta eficiencia energética.

Sin embargo, también hay desventajas:

  • El uso de biomasa en las plantas de biometano a menudo produce malos olores.
  • Si la planta se encuentra lejos del lugar donde se recuperan las biomasas, su transporte contribuirá a la emisión de CO2 en el medio ambiente.
  • Las plantas de biometano necesitan grandes espacios de construcción: se necesitan al menos 300 hectáreas de superficie para alimentar una.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies