calderas de condensación

¿Qué es una caldera de condensación?

La caldera de condensación es un generador de calor moderno y eficiente caracterizado por un alto rendimiento energético y un consumo reducido de materia prima, ya que es capaz de utilizar todo el calor disponible generado por la combustión. Estas calderas tienen un rendimiento termodinámico muy alto porque recuperan y aprovechan el calor contenido en los gases de escape y en el vapor de agua para transformarlo en energía, lo que permite reducir las emisiones de óxidos de nitrógeno y monóxido de carbono hasta en un 70% en comparación con los sistemas tradicionales.

¿Cómo funciona una caldera de condensación?

En una caldera tradicional, el vapor de agua se dispersa en la atmósfera a través de la chimenea y, por lo tanto, solo se utiliza una parte del calor latente generado por la combustión del gas. En cambio, en una caldera de condensación, los gases de escape fluyen a través de intercambiadores de calor especiales: cuando la temperatura de los gases de escape desciende por debajo de la temperatura de condensación, el vapor de agua contenido en los gases de escape comienza a condensarse y, al volver al estado líquido, libera energía térmica que se transfiere al sistema de calefacción.

Tipos de calderas de condensación

En comparación con una caldera de gas tradicional, la caldera de condensación representa el futuro de los generadores de calor porque garantiza una eficiencia más alta y constante gracias a la recuperación de parte del calor latente del vapor de agua y a la reducción de las pérdidas por dispersión y de las pérdidas de calor en los gases. Aunque sean alternativas válidas, las calderas de biomasa y las bombas de calor presentan limitaciones operativas y de instalación considerables. Una caldera de biomasa (es decir, una caldera de pellets o una caldera de leña), alimentada con residuos provenientes de la elaboración de madera y papel, presenta dimensiones significativamente mayores en comparación con otras calderas y para su instalación requiere de un espacio muy amplio, preferiblemente cerca del lugar donde se conserva el combustible que la alimenta. La bomba de calor extrae energía térmica de una fuente natural (agua, aire o tierra) para transportarla, a la temperatura deseada, al interior del edificio: la instalación de este tipo de sistema no puede prescindir de la verificación de la disponibilidad de la fuente de agua o de espacios externos para la realización del sistema de intercambio con el terreno o de espacios adecuados para la ubicación de la unidad externa o la toma de aire externo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies