instalacion bomba de calor

¿Qué es una bomba de calor y para qué se utiliza?

Una bomba de calor es una máquina capaz de extraer y transferir energía térmica utilizando diferentes formas de energía. Cuando se habla de bombas de calor, es inevitable relacionarlas con los conceptos de eficiencia energética y ahorro energético. Estos aparatos pueden combinarse con sistemas de producción de energía renovable de bajo impacto ambiental, como la energía solar fotovoltaica, térmica o geotérmica, lo que garantiza importantes ahorros en la factura de energía. De hecho, una bomba de calor para calefacción permite generar calor como una caldera convencional, pero utilizando una cantidad menor de energía. Por lo tanto, veamos cómo funciona la calefacción con bomba de calor, cómo funcionan una caldera de bomba de calor y un aire acondicionado con bomba de calor y qué tipos de bombas de calor existen.

Cómo funciona una bomba de calor

Las bombas de calor extraen energía de diferentes fuentes (agua, aire y tierra) y la transfieren al interior de los ambientes en forma de calor. A menudo, se tiende a considerar el único concepto de la bomba de calor para agua caliente, pero en realidad este aparato tiene un funcionamiento más amplio. Además del calentamiento invernal y la provisión de agua caliente para uso sanitario, de hecho, invirtiendo el ciclo, también garantiza el enfriamiento de los ambientes. El aire acondicionado y el congelador también aprovechan el mismo principio termodinámico.

Cuatro elementos garantizan el funcionamiento de una caldera con bomba de calor: el compresor, el evaporador, el condensador y la válvula de laminación. El compresor aspira el fluido refrigerante y pone en marcha el ciclo termodinámico. El evaporador, donde el fluido cambia de estado pasando de líquido a gaseoso, garantiza la evaporación del fluido y absorbe el calor. El fluido comprimido pasa por la válvula de laminación que lo descomprime. El condensador, donde ocurre el cambio de estado de gaseoso a líquido y donde libera el calor que ha absorbido anteriormente. En este punto, el ciclo puede comenzar de nuevo.

Tipos de bombas de calor

Las bombas de calor en el mercado se distinguen por el lugar donde se extrae el calor, es decir, agua, aire o tierra. En el mercado, por lo tanto, es posible encontrar:

  • Bomba de calor aire-agua: estas máquinas realizan tanto la función de calefacción como la de enfriamiento. Funcionan generando calor mediante el intercambio de calor con el aire exterior y utilizándolo en un ciclo para transferir calor de un fluido más frío a uno más caliente, es decir, agua sanitaria o del sistema de calefacción. Las bombas de calor aire-agua son especialmente sensibles a las fluctuaciones de temperatura, viendo reducido su rendimiento cuando bajan las temperaturas.
  • Bomba de calor aire-aire: estas máquinas están compuestas por al menos dos unidades, una externa, y están equipadas con un sistema de división y canalización de aire. Extraen energía del aire y la transfieren al interior de la casa, rindiendo al máximo con temperaturas altas y perdiendo eficacia como fuentes de calefacción. Los aires acondicionados son ejemplos de bombas de calor aire-aire.
  • Bomba de calor agua-agua: esta tipología de máquina maximiza su rendimiento en caso de bomba de calor para radiadores y subordina su funcionamiento a la presencia de un pozo con sistema de aspiración, extrayendo el calor de una fuente a temperatura estable, utilizando el agua subterránea. Esta entra en contacto con un refrigerante y utiliza el calor para el ciclo termodinámico.
  • Bomba de calor geotérmica: la bomba de calor tierra-agua calienta el agua utilizando el calor presente en el suelo, capturándolo a través de una sonda geotérmica. Este tipo de tecnología tiene un alto ahorro energético, especialmente si se combina con sistemas de calefacción de baja temperatura. Por otro lado, requiere mucha atención en su mantenimiento.

Los beneficios de la bomba de calor

¿Por qué es ventajoso confiar en una caldera con bomba de calor? Como se mencionó anteriormente, el ahorro energético y una mayor eficiencia energética son los beneficios más evidentes de esta tecnología. Estas máquinas funcionan utilizando fuentes de energía limpias y garantizan importantes ahorros en la factura. Además, las bombas de calor son respetuosas con el medio ambiente, reduciendo las emisiones contaminantes. Fáciles de usar, aptas tanto para calefacción como para refrigeración, una bomba de calor no requiere de un mantenimiento particularmente costoso. Su instalación mejora el edificio: aumenta la calificación energética y el valor total.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies