Eficiencia energética de edificios

¿Qué significa eficiencia energética?

La eficiencia energética se refiere a la capacidad de un sistema para optimizar el uso de la energía, es decir, conseguir el mismo resultado con un menor consumo de energía. El objetivo es consumir mejor y de forma más racional y prestar especial atención a la calidad de las fuentes utilizadas para reducir el impacto medioambiental de los combustibles fósiles y las emisiones de CO2 a la atmósfera. Las acciones de eficiencia energética pretenden generar la misma cantidad de calor, refrigeración o iluminación con un menor consumo de energía. He aquí una breve guía de los comportamientos que favorecen un mejor uso de la energía, destinados a aumentar el confort térmico y el confort de vida.

Legislación europea sobre la eficiencia energética

La Directiva número 27 de 2012 define la eficiencia energética como la relación entre un resultado en términos de rendimiento, servicios, bienes o energía y la entrada de energía en un sistema para producir ese resultado. A transponer antes del 20 de marzo de 2020, la Directiva número 844 de 2018 establece un doble objetivo: reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en al menos un 40% para 2030 y promover el desarrollo de un sistema energético sostenible, competitivo, seguro y descarbonizado para 2050. Para ello, la normativa europea obliga a los Estados miembros a poner en marcha medidas para mejorar la eficiencia energética de los edificios y a crear infraestructuras de recarga para vehículos eléctricos.

Electrodomésticos: consejos para un uso inteligente

Utilizar los electrodomésticos de forma consciente y racional permite ahorrar dinero en la factura energética. El primer comportamiento virtuoso consiste en comprar electrodomésticos eficientes y que consuman menos energía, pertenecientes a las clases energéticas más altas. Igualmente importante es tener cuidado a la hora de elegir el programa de lavado, evitando siempre que sea posible el prelavado y los programas de alta temperatura. Las lavadoras y los lavavajillas sólo deben ponerse en marcha cuando estén completamente cargados. Reducir el tiempo de encendido de los sistemas de calefacción e iluminación y ajustar correctamente la temperatura de los equipos de calefacción en invierno y de aire acondicionado en verano también ayuda a reducir las facturas.

¿Qué es el certificado de eficiencia energética?

Obligatorio a la hora de comprar, vender o alquilar un inmueble y expedido por una parte acreditada llamada certificador energético, el APE (acrónimo de certificado de eficiencia energética) es un documento que resume la eficiencia energética del edificio en una escala de letras, de A4 a G. La clase menos eficiente energéticamente se denota con la letra G, mientras que un edificio de clase A4 es aquel en el que todo el consumo de electricidad o gas se destina íntegramente a la calefacción o al buen funcionamiento de la vivienda (en cuyo caso se ha introducido recientemente una normativa que define los llamados N-ZEB -Near-Zero Energy Buildings-, que gozan de importantes ventajas). Para emitir el certificado energético, el técnico acreditado debe evaluar una serie de parámetros: la calidad de las ventanas y puertas, la eficiencia de los sistemas de calefacción y producción de agua caliente, la salubridad de los espacios interiores y la presencia de algún sistema autónomo de producción de energía.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies