Lavadora

La lavadora es un electrodoméstico fundamental en cualquier hogar pero con un gran impacto en las facturas de energía eléctrica. En el mercado existen diferentes tipos de lavadoras: de carga frontal, de carga superior o delgadas. La primera es sin duda la más común, ya que dispone de un alto número de revoluciones, buena capacidad de carga y tecnologías avanzadas. Una lavadora estándar tiene, en promedio, no menos de 7 kg de carga y 1.200 revoluciones. ¿Cuánto influyen estas características en el consumo de lavado de la lavadora? El desarrollo tecnológico ha llevado a la creación de modelos cada vez más eficientes energéticamente y enfocados en el ahorro de energía. Desde 2011, según lo establecido por el Reglamento 1015/2010 de la UE, las lavadoras de clase energética inferior a A no pueden ser comercializadas. Para elegir el dispositivo más adecuado para uno mismo, es necesario informarse sobre la centrifugadora, la capacidad de carga, las dimensiones, los programas y las funciones. El consumo promedio de la lavadora depende del uso, pero también del modelo. Veamos, por lo tanto, cuál es el consumo medio de la lavadora y cómo ahorrar energía eléctrica con ella.

Consumo en vatios de una lavadora: ¿cómo se calcula?

El método más efectivo para calcular el consumo de una lavadora es mediante el uso de una tabla. Si se pregunta cómo calcular el consumo de una lavadora, es importante saber que las variables que más afectan el consumo son la capacidad de carga en kilogramos y la clase energética del electrodoméstico. Las tablas publicadas por Enea pueden ayudar en este aspecto. La última tabla divide los costos para cargas de 6 kg y 9 kg. Para una carga de 6 kg, se establece que una lavadora de clase A+++ consume menos de 154 kWh al año y tiene un costo anual inferior a 28 euros. En contraste, una lavadora de clase D con la misma carga consume más de 290 kWh al año y su costo en la factura supera los 62 euros. A medida que aumenta la capacidad de carga, la brecha también se amplía. Para una carga de 9 kg, una lavadora de triple clase A consume menos de 218 kWh al año y cuesta 39 euros. Por otro lado, una lavadora de clase D con una carga de 9 kg consume 413 kWh al año y cuesta más de 74 euros cada 12 meses.

El consumo de la lavadora está estrechamente relacionado con algunas variables. Las más importantes son:

  • Clase energética de la lavadora.
  • Potencia del electrodoméstico.
  • Kg de carga.
  • Tipo de programa elegido.
  • Antigüedad del electrodoméstico.

Respetar el ciclo de vida del aparato y evitar que supere los 10 años, preferir programas ECO y elegir dispositivos de alta clase energética son solo algunos consejos a seguir para mantener a raya los consumos.

Cómo ahorrar con la lavadora: cómo reducir el consumo

Antes de buscar una lavadora de bajo consumo, es recomendable seguir algunos consejos para reducir los costos de la factura relacionados con el uso de este electrodoméstico. Entre las reglas a tener en cuenta para controlar los costos están:

  • Elegir la carga adecuada: una lavadora siempre debe ser utilizada con carga completa o lo más cerca posible. Agrupar más prendas en un mismo lavado significa hacer menos lavados y minimizar el desperdicio de agua.
  • Controlar los horarios de consumo de la lavadora: aprovechar las horas punta utilizando la lavadora cuando la electricidad tiene un costo menor. Si tiene un contrato con tarifa bioraria, por ejemplo, es recomendable preferir el uso por la noche, los días festivos y los fines de semana.
  • Seleccionar el programa más adecuado: la solución de ahorro de energía, a menos que tenga necesidades específicas, es siempre la mejor. En cualquier caso, es preferible utilizar los lavados menos intensivos y los ECO.
  • Establecer la temperatura correcta: las temperaturas más bajas permiten reducir el consumo. Una temperatura más alta corresponde a un mayor gasto de energía para completar el lavado.
  • Realizar un mantenimiento regular: una lavadora controlada periódicamente es una lavadora que funciona mejor. El mantenimiento no es obligatorio, pero ayuda a prolongar el ciclo de vida del electrodoméstico.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies