nevera

La nevera es uno de los electrodomésticos más importantes que tenemos en casa, pero también es un dispositivo eléctrico «consumidor de energía», capaz de influir significativamente en la factura. Para usarlo de manera inteligente, es necesario conocer los modelos disponibles en el mercado.

Uno de los modelos más comunes es la nevera de dos puertas, compuesto por un compartimento para refrigeración y otro para congelación. Los modelos más recientes tienen dos motores separados, lo que permite usar solo una parte del electrodoméstico, ahorrando considerablemente en la factura.

El refrigerador combinado, en cambio, consta de dos compartimentos: la nevera está en la parte superior, mientras que el congelador, generalmente dividido en tres cajones, está en la parte inferior. La temperatura se puede regular de forma independiente y el rendimiento es óptimo. Este tipo de electrodoméstico se puede comprar con funciones avanzadas. Por ejemplo, pensemos en el clima diverso según el alimento a conservar o en el no-frost, que evita la formación de hielo y escarcha en los alimentos. La nevera empotrada debe colocarse dentro del mueble de la cocina; en este caso, para prever su impacto en la factura, es necesario evaluar las dimensiones del electrodoméstico.

Finalmente, entre los tipos más conocidos, recordamos la nevera americano que puede tener cuatro puertas o side-by-side. No es un refrigerador de bajo consumo, especialmente en lo que respecta a las dimensiones que son mayores que los otros modelos. En este caso, lo que marca la diferencia es la clase energética a la que pertenece.

Cómo calcular el consumo de energía de tu nevera

Para calcular el consumo energético de la nevera, es necesario evaluar algunos factores. Desde un punto de vista general, podemos afirmar que este electrodoméstico, encendido las 24 horas del día, consume en promedio de 100 a 240 W. El consumo diario de la nevera está entre 1 y 2 kW, pero estos valores están influenciados por la edad de nuestro aparato y sobre todo por la clase de eficiencia energética. Las neveras de bajo consumo son aquellos que pertenecen a las clases A+ hasta A+++. Para saber cuánto consume la nevera, solo tenemos que realizar una operación simple. Se parte del precio del kWh (disponible en el contrato firmado con el proveedor de luz) y se multiplica por el consumo medio del frigorífico en vatios.

¿Cuáles son los factores que afectan el consumo de energía eléctrica de la nevera?

Existen una serie de factores que afectan significativamente el consumo de la nevera, como su cercanía a fuentes de calor o la capacidad de enfriamiento, necesaria para optimizar el consumo sin afectar el rendimiento. También debemos considerar el tamaño y la capacidad del electrodoméstico para mantener una temperatura interna estable en diferentes condiciones climáticas externas.

Cómo reducir el consumo energético de la nevera

¿Cómo ahorrar energía con la nevera? Lo fundamental es comprar un modelo eficiente en términos energéticos, pero no solo eso. Hay pequeños trucos que permiten reducir los costos de la factura:

Comprobar que las juntas de nuestro electrodoméstico no estén desgastadas o rotas, ya que podrían producirse fugas de aire frío;
Enfriar completamente los alimentos antes de colocarlos en la nevera;
Dejar una distancia de 5/6 cm de la pared para que el aire caliente generado por la nevera pueda circular libremente, sin forzar innecesariamente el compresor;
Evitar abrir el refrigerador con frecuencia.

También es fundamental comprender cómo regular el refrigerador. La temperatura ideal de lanevera es de 5 °C y de -15/-18 °C para el congelador, dos umbrales óptimos para una correcta conservación de los alimentos y para reducir el consumo promedio de la nevera.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies