¿Qué es la descarbonización?

En un período histórico alterado por los cambios climáticos y la contaminación, la descarbonización tiene un papel cada vez más importante en la transición ecológica. La descarbonización es ese proceso destinado a reducir las emisiones nocivas de dióxido de carbono en el ámbito industrial y doméstico, y esto puede lograrse mediante el uso de fuentes energéticas renovables, en detrimento de la energía producida por combustibles fósiles, como el carbón y el petróleo. El ambicioso objetivo de la descarbonización es llegar a la neutralidad de carbono que la política internacional ha prometido recientemente alcanzar para el año 2050, a través de los acuerdos del Green Deal.

El papel de las energías renovables en la transición ecológica

Hay diferentes opciones para llegar a la neutralización de las emisiones de gases de efecto invernadero derivados de fuentes fósiles. Entre ellas se encuentran:

  • Utilización de gas natural y biogás en lugar de carbón y petróleo.
  • Utilización de fuentes renovables para producir energía verde.

La mejor opción para la transición ecológica parece ser la ofrecida por las fuentes renovables, las cuales no se agotan porque se autogeneran, como la luz solar, el viento, el agua y el calor geotérmico, y que pueden considerarse totalmente verdes porque permiten la explotación sostenible, que no afectará la vida de las generaciones futuras.

El Green Deal europeo

El 14 de julio de 2021, la Comisión Europea oficialmente lanzó el Green Deal, un pacto que involucra a todos los estados miembros de la UE y que se ha fijado dos objetivos principales:

  • Reducir las emisiones de CO2 en un 55% para 2030.
  • Alcanzar la neutralidad de carbono para 2050.

Este pacto busca lograr objetivos difíciles pero deseables, como cero emisiones de gases de efecto invernadero y un crecimiento económico desvinculado del uso de energías derivadas de fuentes fósiles. También son importantes los objetivos secundarios, ya que se pueden crear nuevos empleos, reducir la dependencia energética de los países extra UE e incrementar la biodiversidad, mejorando la salud y el bienestar de los ciudadanos.

Cómo podemos contribuir a la transición energética

Muchas empresas han adoptado soluciones verdes en sus procesos productivos, por ejemplo, utilizando paneles fotovoltaicos, pero también los hogares pueden hacer su parte. Aquí hay algunos consejos.

  • Utilizar energía proveniente de fuentes renovables;
  • Utilizar una caldera de condensación: en comparación con la caldera clásica, reutiliza los gases de escape en lugar de dispersarlos en la atmósfera;
  • Utilizar bombillas LED;
  • Apagar las luces en modo de espera;
  • No dejar los aparatos electrónicos enchufados después de su uso; (ver consumo de electrodomésticos)
  • No configurar la calefacción por encima de los 20°;
  • Utilizar electrodomésticos de clase A.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies