situación transición energética

¿Qué es la transición energética?

La transición energética consiste en el paso del uso de fuentes de producción no renovables a energías renovables, consideradas más eficientes y menos contaminantes. Este proceso, por lo tanto, busca modificar el sistema de producción, distribución y consumo de energía en un determinado territorio a través del ahorro energético, la economía sostenible y el uso de energía verde. La Unión Europea, con la intención de avanzar en una transición energética que coloca en primer lugar la descarbonización, ha desarrollado el «Paquete de Energía Limpia» que establece una serie de objetivos a alcanzar para 2030. Cada estado miembro ha elaborado un Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) que establece los pasos necesarios y las políticas a implementar para alcanzar, en el período 2021-2030, los objetivos establecidos por la Comunidad Europea.

Beneficios de la transición energética

Los beneficios derivados de la eficiencia energética basada en la transición a la energía verde son numerosos. Los más evidentes van desde una menor vulnerabilidad de las economías internas causada por las fluctuaciones de los precios de la energía, hasta la limitación de emisiones en la industria, transporte, agricultura y muchos otros sectores, hasta una menor dependencia de las importaciones de energía. La transición energética revoluciona el concepto mismo de paradigma económico, favoreciendo el cambio hacia un modelo de economía circular en el que la eficiencia energética asume un papel fundamental. Los beneficios son numerosos: los productos están diseñados para durar más y también para ser transformados en nuevos recursos. La digitalización y la electrificación proporcionan no solo servicios más innovadores, sino también más económicos y eficientes.

Pymes y transición energética

Las pequeñas y medianas empresas tienen un papel protagonista en el proceso de transición energética. Según un estudio, la contribución de las pymes ha sido fundamental para alcanzar numerosos objetivos. La recualificación energética ofrece a las empresas eco-sostenibles una serie de oportunidades y ventajas económicas muy importantes. Entre las principales se encuentran:

  • una significativa reducción del precio de la energía y de los costos industriales,
  • una menor dependencia energética de las importaciones con la reducción de los costos correspondientes,
  • una rápida recuperación de la inversión inicial necesaria para utilizar instalaciones de fuentes renovables,
  • aumento de los márgenes de beneficio y del ahorro energético empresarial.

Por último, no hay que olvidar el aumento del impacto positivo de la marca en la opinión pública. Una empresa verde es vista con interés y considerada confiable y autorizada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies