paneles solares fotovoltaicos

La energía fotovoltaica y la energía solar térmica son procesos técnicos para extraer energía de la radiación solar. Muchas personas creen que el panel solar y el fotovoltaico son sinónimos, por lo que son dos términos diferentes que se refieren a lo mismo. Pero esto no es así. Por lo tanto, vamos a analizar a fondo la cuestión para entender mejor y explicar la diferencia entre panel solar y fotovoltaico.

¿Qué es un panel solar?

Un panel solar térmico es un dispositivo que contiene un fluido que, calentado por el sol, transfiere el calor al agua, utilizada para producir agua caliente sanitaria o para el calentamiento de la vivienda.

El sistema solar térmico está compuesto por un conjunto de componentes:

  • Colector solar
  • Intercambiador de calor
  • Tanque para almacenar el agua caliente producida
  • Instalaciones

¿Qué es un sistema fotovoltaico?

Un módulo fotovoltaico es un dispositivo que genera corriente eléctrica. Permite convertir la energía del sol en energía eléctrica gracias al efecto fotovoltaico. Funcionan sólo cuando brilla el sol y, por esta razón, deben ser complementados con otros sistemas mecánicos de generación de energía para garantizar un suministro constante de energía eléctrica.

Panel solar y fotovoltaico: todas las ventajas

Elegir instalar módulos solares térmicos o un sistema fotovoltaico para su hogar o negocio significa tener una mentalidad verde.

Ambos, de hecho, aprovechan el sol, una fuente de energía inagotable y limpia. Independientemente de las diferencias (que explicaremos más adelante), los paneles solares y la energía fotovoltaica presentan indiscutibles ventajas. Aquí están:

  • Sostenibilidad ambiental, porque un sistema solar no utiliza materias primas fósiles y, por lo tanto, no genera contaminación.
  • Ahorro en calefacción, energía eléctrica y agua caliente (en promedio, un sistema solar térmico cubre el 60-70% de la demanda de agua caliente sanitaria).

¿Cuál es la diferencia entre un panel solar y uno fotovoltaico?

Acabamos de ver que los paneles solares térmicos se utilizan para calentar agua sanitaria y, por lo tanto, pueden reemplazar al calentador de agua o la caldera. Los paneles solares fotovoltaicos, por otro lado, convierten la energía solar en electricidad para hacer funcionar electrodomésticos.

Veamos ahora con más detalle cuáles son las diferencias entre un panel solar térmico y uno fotovoltaico.

  • Producción: el panel fotovoltaico genera energía eléctrica mientras que el panel solar térmico solo produce agua caliente sanitaria.
  • Material: el panel fotovoltaico está hecho de silicio, mientras que el panel solar térmico utiliza un tanque / colector para calentar sustancias fluidas (generalmente agua).
  • Eficiencia: los paneles solares térmicos tienen una eficiencia del 80% mientras que los paneles fotovoltaicos absorben la radiación solar entre el 17% y el 25% según el tipo de panel elegido y tienen una eficiencia de conversión del 20%.
  • Dimensiones: para calentar agua caliente sanitaria puede ser suficiente un solo panel solar térmico. El fotovoltaico, por otro lado, requiere un tamaño mayor. Para dar una idea, para obtener el mismo rendimiento en electricidad, se necesitan al menos 9-10 metros cuadrados de paneles solares fotovoltaicos. En ambos casos, siempre es importante la exposición al sur.
  • Instalación: un panel solar térmico se puede instalar en cualquier parte de un edificio (siempre y cuando esté expuesto al sur). Los paneles fotovoltaicos, por otro lado, requieren una superficie mucho mayor.

Diferencias en términos de costo y mantenimiento:

  • Costo: a igual superficie cubierta, la tecnología utilizada en la energía fotovoltaica la hace más costosa en comparación con la energía solar térmica, así como los costos de mano de obra. Indicativamente, el gasto en paneles fotovoltaicos varía de 6,000 a 13,000 euros, mientras que el de paneles solares térmicos oscila entre 1,500 y 3,500 euros. En cualquier caso, son inversiones iniciales que a largo plazo aportan enormes ventajas tanto desde el punto de vista del ahorro económico como de la huella ecológica.
  • Garantía: los paneles solares térmicos tienen una duración garantizada de alrededor de 20 años, mientras que los paneles fotovoltaicos pueden durar incluso entre 25 y 30 años.
  • Mantenimiento: los paneles solares requieren más mantenimiento y atención, especialmente en lo que respecta al fluido que calienta el agua, las tuberías y el tanque de intercambio.

Sistema fotovoltaico y sistema solar térmico

Ya es claro que el sistema fotovoltaico y los paneles solares térmicos no son lo mismo. El primero produce electricidad mientras que el segundo produce calor. Sin embargo, ambos sistemas pueden integrarse bien para apoyar y asegurar el suministro de energía en el hogar de manera óptima.

Con los dos tipos de paneles instalados en el techo, se tiene la posibilidad de:

  • producir agua caliente
  • integrar la calefacción
  • ahorrar gas metano
  • producir corriente eléctrica
  • ahorrar en la factura eléctrica

Finalmente, tener un acumulador nos permite acumular, en forma de calor, la energía que se produce durante el día.

Teniendo en cuenta las diferencias entre los dos tipos de sistema, podemos concluir diciendo que optar por paneles solares, ya sean térmicos o fotovoltaicos, siempre es una elección ganadora. Los beneficios económicos y ambientales son, de hecho, notables y evidentes.

¿Cuál es la diferencia entre un panel solar y uno fotovoltaico? ¿Cuál elegir?

No hay una respuesta única. Mucho depende de las necesidades individuales y del tipo de inversión que se pretenda hacer. Por supuesto, en caso de duda, un profesional experto en el campo seguramente sabrá dirigirlo hacia la elección óptima.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies